La comunicación asertiva en la relación de pareja

Uno de los pilares para mantener una relación de pareja estable es conservar a lo largo del tiempo el entendimiento mutuo, que no puede estar sujeto solo a la etapa de enamoramiento donde solemos sentir que tenemos una conexión casi mística con nuestro ser amado; pensamientos, sentimientos y hasta palabras se replican en ambos seres 

al unísono y todas las cosas en común resaltan por encima de cualquier diferencia, sin embargo, cuando se empieza a compartir más tiempo y empezamos a conocer esas otras partes que también conforman al ser humano con el que decidimos iniciar una relación, partes que pueden ser incluso contrastantes con nosotros mismos empieza a ser necesario un manejo de la comunicación que no oculte nuestros sentimiento pero que tampoco hiera a la otra persona.

Al ser seres sociales y compartir la vida con la familia, amigos, compañeros de trabajo, vecinos, etc, la interacción con otras personas hace que el comunicarnos se exprese de muchas maneras y definitivamente su uso adecuado nos beneficia en todos los aspectos, pero para adentrarnos en la reflexión acerca de cómo construir esa comunicación asertiva con nuestras parejas, vamos a tener en cuenta algunos aspectos importantes:

Empatía: Como ya lo hablamos en un principio, existe un momento en la relación de pareja en que empezamos a notar las diferencias en el comportamiento, temperamento, ocupaciones, proyecciones, la experiencia o formación intelectual, en el relacionamiento con amigos o familia, y muchos otros aspectos de la vida personal, y claro está, no queremos decir que una diferencia sea algo problemático en sí, muchas veces hacen parte de las razones por las que se decide iniciar una relación, simplemente que en las diferencias es cuando debemos utilizar una de las cualidades mas importantes del ser humano y es la empatía, es decir, tomarnos el tiempo para comprenden al otro en determinado aspecto en el que yo soy diferente y de esta forma se convierta en un recurso a favor de la relación, por ejemplo, resaltar las cualidades y que nos haga sentir más seguridad; Pero el reto está en los momentos en que efectivamente esa diferencia de una u otra manera no nos hace sentir tan bien, y en estos casos es fundamental la empatía, que nos permitirá una pausa de entendimiento sobre ese hecho antes de que lo veamos como un problema, por ejemplo, mi pareja estudia y le queda menos tiempo para que compartamos juntos, entonces, si entendemos que el estudio hace parte del proyecto de vida personal de nuestra pareja y que incluso a la larga beneficiara los planes que juntos puedan proyectarse, luego de ese primer momento de entendimiento, utilizamos las herramientas que ya veremos, y en este ejemplo, nos permitirá acomodar nuestros horarios y así evitar que esa meta individual se convierta en un obstáculo para las pareja.

Hablar con respeto: Debemos comunicar nuestros propios pensamientos y sentimientos a la otra persona de tal manera que no la acusemos o la juzguemos, y mucho menor lastimemos a nuestro ser amado, por supuesto que no es una labor sencilla porque muchas veces las emociones hacen que no pensemos con calma la forma en que nos expresamos, pero tenemos que tener presente que lo que queremos es el bienestar mutuo, y en ese sentido, tampoco es recomendable callar lo que no nos agrada, pues esto causa en nosotros una indisposición que se transforma en sentimientos de frustración, decepción, agotamiento, e incluso hacernos explotar de forma agresiva.

Escucha: Con lo anterior, ahora reflexionamos sobre el papel contrario del que se manifiesta, es decir, ahora vamos a resaltar la escucha como uno de los pilares de la comunicación asertiva, y es que esta acción nos invita a tomarnos nuevamente un tiempo para analizar lo que nos están transmitiendo, debemos darle la importancia a cada mensaje que nuestra pareja nos comparte y aplicar nuevamente la empatía para ampliar nuestro entendimiento sobre las palabras, sentimientos y razones la otra persona. La escucha es también un ejercicio de humildad frente al otro, de reconocer cuando no estamos actuando de manera adecuada y que nuestra pareja nos invita a mejorar determinado hecho o circunstancia, en ese sentido no podemos escuchar solo lo que nos es conveniente solo por guardar una posición frente al otro

como si se tratara de un pulso, y tampoco llegar al extremo de conceder la razón a la otra parte en todas las ocasiones.

Dialogo: Ahora llegamos al dialogo, es decir, el escenario donde la pareja pone en práctica la empatía, transmite sus pensamientos respetuosamente y escucha, con el fin de construir acuerdos que les permitan a las partes sentirse complacidas de la relación aunque a veces nuestra postura personal no sea propiamente la que se establezca, por ejemplo, la pareja necesita escoger un lugar para viajar, una parte desea ir a la playa y la otra ir al campo, en ese dialogo ambas partes escuchan las razones de cada quien, entiende porque prefiere un lugar sobre el otros y conjuntamente acuerdan un destino que puede ser alguno de los dos iniciales o incluso un tercer lugar inesperado, porque esa es otra de las facultades del diálogo, que en el intercambio de pensamientos no solo entendemos mas a nuestra pareja sino que juntos ampliamos nuestras propias perspectivas.

El dialogo tiene que ser constante, aquí nos hemos centrado en como lo usamos para afrontar diferencias o problemáticas, pero claramente es una parte fundamental de la vida en pareja que por supuesto aplica en todos los espacios.

Constancia en el tiempo: Queremos hacer énfasis en que la comunicación asertiva es una cualidad que debe estar presente a lo largo de nuestra vida de pareja y de familia. Con el pasar del tiempo como individuos y como miembros de la familia vamos cambiando, nuestros gustos, sueños y prioridades cambian, y el ejercicio de empatía, hablar con respeto, escucha, y dialogo tiene que repetirse constantemente, aunque hablemos de la misma persona no puedo decir que la mujer que fue mi novia es igual la mamá de mis hijos y por eso ‘ya la conozco’ y no debo preocuparme por sus necesidades actuales, ese es un error común en parejas con algún tiempo de convivencia y que puede tener consecuencias negativas para la relación.

Sin duda este es un tema que puede dar para libros enteros, pero esperamos que esta información les aporte al bienestar familiar y recuerden que pueden realizar sus consultas o solicitar orientación sobre situaciones o problemáticas familiares a nuestros profesionales de forma gratuita.